La joven de la perla, J. Vermeer

por Inmaculada Vico López

El pintor  holandés J. Vermeer es conocido por su tratamiento de la luz, la textura, la perspectiva y los colores trasparentes. Supo reflejar con gran maestría la luz sobre los objetos. Analicemos su obra La joven de la perla, también conocida como La Mona Lisa holandesa o La Mona Lisa del Norte. Es una obra al óleo de pequeño formato (46,5 x 40 cm) pintada c. 1665 – 1667. Actualmente se encuentra en el museo Mauritshuis de La Haya.

the-girl-with-a-pearl-earringEsta obra no pertenece al género del  retrato, sino a un género de pintura propio del barroco flamenco holandés conocido como la  tronie (“rostro” en holandés), que se caracterizaba por representar retratos, normalmente de pequeño tamaño, en las que el protagonista muestra una expresión facial exagerada. Aunque el tronie típico mostraba un retrato de una persona de medio cuerpo, o del busto únicamente, no solían realizarse con intención retratística, sino más bien para mostrar las dotes artísticas del pintor, y su maestría a la hora de captar gestos, unas veces grotescos  (Joos
van Craesbeeck- El Fumador
) y otras de expresiones inusuales Rembrandt – La joven. Por ello, raro es el caso de tronies en los que se conoce el nombre del retratado.

La identidad de la joven es uno de los aspectos más debatidos, y varias son las teorías ,

  • La hija mayor de Vermeer, María – nacida en 1654,      que era aproximadamente de la misma edad de la joven que  representa la pintura.
  • La hija del comisario principal de Vermeer que tenía una hija que se ajusta a la descripción de la joven en la pintura .
  • Griet, la sirvienta. Aunque no hay evidencia histórica. Esta teoría se ha desarrollado recientemente en la novela de  Tracy Chevalier.

Además de esta obra de La joven de la perla, J. Vermeer realizó otras dos obras consideradas como  tronie, La joven de la flauta y Estudio de una mujer joven. Estas tres obras de J. Vermeer fueron incluidas ya dentro de este género en el catálogo de Dissius de 1696 por el alarde pictórico que representan.

Análisis de la obra: una mirada, una perla

Esta obra pictórica demuestra que Vermeer era mucho más que un pintor de encantadoras escenas de género de la vida cotidiana a pequeña escala. Era un auténtico seductor visual. Atrae al espectador hacia el lienzo a través de la mirada por encima del hombro de la joven. Los labios entreabiertos crean sensualidad y misterio, y su turbante añade exotismo a esta mezcla seductora. El turbante, que en un primer momento nos puede parecer descontextualizante, era un accesorio de moda popular ya en el S.XV (El hombre del turbante de Van Dyck).

La mirada de  la joven constituye la esencia del cuadro, es la gran protagonista, que se  complementa con la sensualidad de los labios, prescindiendo de detalles que  puedan desviar la ateción.

Sin embargo, el punto focal principal  no recae sólo en la mirada de la modelo sino en la perla, perla plasmada con sólo dos  pinceladas, que reflejan por una parte el cuello blanco de la modelo y, por otro,  los destellos derivados del  mismo foco  de  luz lateral que ilumina el rostro.

Las perlas son un elemento  recurrente en la mujeres pintadas por Vermeer. Escribía el místico Francisco de  Sales (1567-1622) cuya traducción holandesa fue publicada en 1616: “Tanto en el  pasado como en el presente, era y es costumbre entre las mujeres colgarse  perlas de las orejas por el placer causado, cuando las perlas tocan la piel al  moverse. Pero dado que yo sé que Isaac, envió pendientes a la pura Rebeca como  signo de su amor, pienso que esta joya significa en sentido espiritual que la  oreja es la primera parte que un hombre quiere tener de su mujer y que la mujer  debe conservar más fielmente… “

Este puede ser la clave de la  pintura de Vermeer, su revelación de la vida secreta que se esconde en las  cosas pequeñas y que puede darse a conocer si el observador de su obra tiene  ojos para mirar.

La composición geométrica, simple y  equilibrada, poderosa pero armónica, contribuye a la unidad del conjunto,

Los pigmentos: su  paleta cromática

Está pintado con suaves modulaciones tanto de luz, que ilumina el rostro y crea reflejos en el pendiente, como de  color, a través de una paleta basada en azules y amarillos.

El examen de pigmentos de Vemeer está basado en la obra de Herman Kuhn, Estudio de los pigmentos y los fundamentos utilizados por Jan Vermeer, a partir de una cantidad discreta de muestras de pintura tomadas del borde exterior de la tela, e integrando los resultados de otros estudios realizados en los últimos años.

1.-Blanco de plomo      4.-Ocre rojo      7.-Azul ultramar

  1. 2.-Amarillo ocre            5.-Verde tierra
    1. 3.-Bermellón                  6.-Sombra natural

Es por tanto,  una paleta muy reducida, simple y de colores casi puros basados en  una luz roja, una azul y otra amarilla. El  resto son matices del mismo pigmento y mezclas. También hay que tener en cuenta  los valores en el rango de escala de grises 1 a 10 .

El  amarillo y el blanco determinan la luz y el ambiente. El color es aplicado en  capas bastantes espesas, sobre todo en las partes claras.

No hay otro artista del siglo XVII  que haya utilizado de forma tan prolífica, el caro pigmento que manifiesta el  tono lapislázuli o ultramarino natural. Para Vermeer los colores terrosos y  ocres debían ser entendidos como luz cálida en una pintura fuertemente
iluminada.

Vincent van Gogh dijo de él:”….unir  el amarillo limón, el azul pálido y el gris claro es tan característico de él, como  la armonización del negro, el blanco, el gris y el rosa en Velázquez”

El fondo oscuro, neutral, refuerza  la plasticidad del rostro y realza el efecto tridimensional de la figura–un  procedimiento que ya recomendaba Leonardo en el fragmento 232 de su tratado  sobre la pintura, un fondo oscuro hace que un objeto aparezca más claro, y  viceversa.

Originalmente, el fondo debe de haber  aparecido como un verde translúcido liso, brillante, duro y profundo, porque se  ha descubierto que utilizó un barniz de pintura verde sobre el fondo oscuro. Este  tono contra el tono de piel cálido, probablemente producía un efecto óptico más  vibrante que el que se puede observar hoy en día.

La modelo lleva un vestido amarillo,  contra el que destaca el luminoso blanco del cuello de la blusa y el turbante  azul del que cae una banda entonada con el vestido amarillo limón sobre los  hombros; en la oreja luce una perla en forma de gota, de reflejos opalinos. Su  forma ovoide transmite peso y volumen.

La óptica: la cámara oscura

La técnica del pincel es suave, pero lo bastante enérgica como para capturar todos los matices de la luz. Son estos efectos de luz, reflejo de las inquietudes ópticas del pintor, los que dan unidad a todo el conjunto.

Los expertos han observado que no hay ninguna línea que defina el perfil de la parte izquierda de la nariz de la joven. El límite lo marca  el color y el tono de la mejilla adyacente.
Las líneas de la parte derecha de la nariz y las fosas nasales se pierden en la sombra también. Por otra parte, la sección azul del turbante se ha reducido a dos tonos esenciales de azul ultramar, uno más claro y más oscuro.

Estas y otras características han llevado a más de un erudito a creer que el pintor podría haber utilizado una cámara oscura, una especie de precursor de la cámara fotográfica moderna. La lente de la cámara imperfecta tiende a eliminar la línea y reducir la gama de tonos de luces y sombras.

La radiografía: anatomía de una pintura

A través del estudio radiográfico de la obra pictórica podemos estudiar y analizar las diferentes causas y consecuencias del deterioro de las obras de arte. Pero, no sólo permite desvelar los secretos que hay debajo de la primera capa pictórica, sino que también contribuye a establecer su autenticidad.

Los rayos X también pueden ser utilizados para detectar minerales y otros elementos contenidos en la mezcla de pintura. Por ello, mediante el análisis radiográfico de esta obra podemos observar áreas más claras que corresponden,

-por un lado, a la  utilización del pigmento blanco de plomo (empleado en arte desde el año 1300 hasta el final de 1800) y con el tiempo reemplazado debido a su toxicidad (se hacía desintegrando el plomo con ácido). Es fácil de detectar en autentificaciones con rayos X debido a su origen metálico.

-y por otro, al color aplicado en capas bastante espesas,
sobre todo en las partes iluminadas. Las partes más oscuros corresponden, por tanto, con capas pictóricas menos empastadas de pigmento.

La restauración: recuperación de las sutilezas de una piel

A través de los diferentes métodos de restauración se detectan los deterioros sufridos por la obra, y se aplican distintas técnicas y procedimientos artísticos para que “perduren” en el tiempo.

La joven de la perla fue completamente restaurada en 1994, en el Museo de Mauritshuis de la Haya, por especialistas. Tres fueron los descubrimientos durante el proceso de restauración,

El barniz protector, que con el paso del tiempo había amarilleado considerablemente la obra (como se puede apreciar en la parte izquierda de la imagen) quedando oculto tras este barniz  sutilezas en el tratamiento de la piel. Además, algunas zonas de la cara que parecían descoloridas eran en realidad retoques, antes degradados de pintura, que se habían desprendido. Siendo debidamente reintegrados con el tono más suave.  Probablemente el pintor empleara un cepillo de tejón, una especie de abanico en forma de
cepillo plano con cerdas suaves, que servía para mezclar delicadamente el tono más claro de los tonos de la piel con las áreas más oscuras de las sombras.

Tras la limpieza del barniz amarillento, también se pudo observar un toque de luz en el lado izquierdo de la boca, un minúsculo punto blanco sobre una pincelada rosa, que había quedado oculto .

Por último se observó un reflejo pequeño y brillante de la perla que no formaba parte de la pintura original, ya que se trataba de una escama de pintura de color que se había pegado durante una restauración anterior .

Una vez que la escama se retiró, la perla recuperó su suavidad original.


La autentificación: la firma J. Vermeer

J. Vermeer no firmó ni dató todas sus obras, lo cual dificulta no sólo la ubicación cronológica de las mismas, sino también su  autentificación. De las 34 obras reconocidas actualmente como auténticas, sólo dieciseis llevan su firma y únicamente dos, la fecha (La alcahueta (1656) y El geógrafo (1668)). Tras la restauración de 1994 ,apareció en La joven de la perla  la firma del pintor, en la esquina superior izquierda, aunque en las reproducciones habituales de la obra no se aprecia por estar realiada en un color muy suave. La firma  ha sido autentificada como tal por los expertos del Museo Mauritshuis de La Haya.

Fue conocido por sus contemporáneos como Joannis ver Meer o Joannis van der Meer e incluso Jan ver Meer.

¿Quieres saber más?

La joven de la perla en el Museo Mauritshuis

La cámara oscura de Vermeer en 3D

La joven de la perla en el catálogo interactivo de las obras de J. Vermeer

Imágenes de La joven de la perla al detalle

Entrevista a Jorgen Wadum, conservador jefe del Gabinete Real de Pinturas Mauritshuis de La Haya. Restaurador de La Joven de la perla

Exposición en el Fitzwilliam MuseumVermeer’s Women: Secrets and Silence – ( 5 October 2011 to  15 January 2012 ). Para más información pinchar en el enlace.

Acerca de vicolopez

Licenciada en Historia del Arte
Esta entrada fue publicada en Una obra al detalle. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a La joven de la perla, J. Vermeer

  1. nadie dijo:

    una información muy completa e importante. muy bien hecho

  2. Fascinante cuadro y excelente explicación.

  3. Manuelo dijo:

    De este fascinante cuadro, yo destacaría, por este orden: 1: la apabullante sensualidad de los labios; 2: la enigmática mirada, y 3: la gran composición de la luz y su contraste. No me gustan dos detalles; la excesiva rigidez del dibujo del turbante y el tono monocromo del fondo, demasiado frío.

  4. El Doctor dijo:

    Muy bueno si, muy bueno!!! En efecto!

  5. monica dijo:

    me ha parecido muy bueno concuerdo con marta lorenzo, esta muy completo, hacia rato buscaba un analisis de esta obra que es la obra de vermeer de mas me fascina, realmente me ha resultado muy bueno y de ayuda. gracias imma

  6. Inma, me ha encantado! un artículo muy completo y con el que se aprende mucho! Enhorabuena!

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s